enfermeras a domicilio madrid

La sepsis o Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica (SRIS) es una enfermedad que se deriva de una infección que ha provocado una respuesta anormal en el organismo. Como empresa proveedora de enfermeras a domicilio en Madrid recordamos que entraña un serio peligro para la vida de la persona que la padece. La razón es que su sistema inmune actúa de forma desproporcionada o con menor intensidad de lo necesario frente a la infección.

Esta respuesta anómala también puede involucrar al funcionamiento cardiovascular, neuronal, hormonal, energético, metabólico o a la coagulación. Como ves, la sepsis puede afectar a muchos órganos o sistemas como el cardíaco o el respiratorio y sea necesaria asistencia hospitalaria domiciliaria.

Causas de la sepsis

Esta enfermedad suele ser consecuencia de procesos infecciosos anteriores. Las infecciones que originan sepsis con más frecuencia afectan al sistema urinario y respiratorio. Pueden estar provocadas por cualquier tipo de bacteria, virus u hongo.

Síntomas

Los síntomas variarán dependiendo de dónde esté el foco de la infección. Uno de los primeros signos es una alteración en el estado mental. Por lo general, se manifiesta con una caída de la presión arterial y después con un estado de shock. Los órganos fallan y dejan de funcionar con normalidad. Como consecuencia, la circulación comienza a ser deficiente. Los síntomas más frecuentes son:

  • Escalofríos.
  • Delirios o confusiones.
  • Fiebre o hipotermia.
  • Mareos.
  • Aumento de la frecuencia cardiaca.
  • Temblores.
  • Erupciones cutáneas.
  • Incremento de la temperatura corporal.

Prevención de la sepsis

Lo primero que hay que hacer es evitar las infecciones que la provocan. Hay que respetar el calendario vacunal, sobre todo en el caso de las personas mayores que sufran alguna enfermedad que incremente el riesgo de contraer alguna infección.

En Servisalud insistimos en que, cuando se produce el cuadro infeccioso, es clave su diagnóstico precoz y la puesta en marcha de un tratamiento específico. La forma más eficaz de evitar una sepsis es que, cuando se presenta el cuadro de la infección de origen, se trate al paciente de forma precoz para evitar que el organismo actúe en defensa y pueda desencadenar una respuesta inflamatoria sistémica. Uno de los métodos de diagnóstico es el análisis de sangre.

Tipos

Según la gravedad, la cantidad de órganos afectados y la respuesta al medicamento, la sepsis se clasifica en:

  • Sepsis: no falla ningún órgano.
  • Sepsis grave: falla un órgano o se produce una bajada de tensión que se puede corregir con tratamiento.
  • Shock séptico: se produce una importante caída de la tensión que requiere un tratamiento urgente e intenso con fármacos de forma continuada.

Diagnóstico

Como vemos, en la sepsis están involucrados varios órganos. En función de cuál o cuáles sean, los síntomas serán diferentes. Pruebas de diagnóstico: 

  • Análisis de sangre: principal indicador de que la persona padece sepsis. Lo que pasa es que, si se han tomado antibióticos, puede que los signos de la sepsis no se muestren en el análisis. 
  • Fórmula leucocitaria: análisis de sangre que mide la cantidad de cada tipo de glóbulo blanco que hay en el torrente sanguíneo.
  • Gasometría arterial.
  • Pruebas de la función renal.
  • Conteo de plaquetas y productos de degradación de la fibrina: para verificar los riesgos de sangrado. Los productos de la fibrina quedan cuando los coágulos se disuelven en la sangre.

Tratamientos

El tratamiento está estandarizado y aumenta de forma importante la supervivencia del paciente. Se basa en administrar medicamentos de acción antimicrobiana y, según el tipo de infección, se podría precisar cirugía. Se suele dar a la persona afectada antibióticos y suero para que mejore y, según su respuesta, puede ser necesario otro tratamiento como la administración de fármacos que aumenten la fuerza de los latidos cardíacos. Además, en función del órgano afectado puede ser necesaria la respiración asistida o la hemodiálisis.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *