El abordaje de las enfermedades cardiovasculares

El abordaje de las enfermedades cardiovasculares

Como especialistas en asistencia sanitaria en Madrid, desde Servisalud tratamos de concienciar a la población de lo importante que resulta mantener una buena salud cardiovascular. Este tipo de enfermedades son las causantes de la mayoría de las muertes en España. Son enfermedades que suelen surgir a  partir de los 65 años, y su mortalidad se sitúa por encima de la causada por el cáncer. Se trata de enfermedades que en gran parte podrían haberse prevenido a través de un estilo de vida saludable.

Qué son las enfermedades cardiovasculares y cuáles son sus factores de riesgo

Las enfermedades cardiovasculares son aquellas que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos. Puede tratarse tanto de trastornos cardiacos, que son los que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos. O de trastornos de los vasos sanguíneos periféricos, que son los que afectan a los vasos de los brazos, las piernas o el tronco.

Una de las cuestiones por las que estas enfermedades suelen tardar en ser descubiertas es que no suelen existir síntomas concretos de este tipo de patologías. Un síntoma puede funcionar como indicativo, y será la combinación de varios los que permiten que los profesionales realicen un diagnóstico.  Son diversos factores los que están en el origen y la evolución de este tipo de trastornos que deben ser abordados por ello desde la multidisciplinariedad

Entre los factores de riesgo, es decir, las características biológicas o de conducta que hacen inferir una mayor probabilidad de padecer una enfermedad cardiovascular en el tiempo, podemos tener en consideración:

  • El consumo de tabaco. Los fumadores tienen el doble de posibilidades de padecer un infarto de miocardio que los no fumadores.
  • El colesterol alto. Se trata de un factor de riesgo muy importante.
  • La diabetes también es una enfermedad que aumenta el riesgo de padecer trastornos cardiovasculares.
  • La obesidad. El exceso de peso en especial en la zona abdominal aumenta las probabilidades de desarrollar cardiopatías.
  • La hipertensión arterial. Esta aumenta el esfuerzo del corazón, y por lo tanto, acelera también el proceso de endurecimiento de las arterias.
  • Otras causas que pueden incidir en el desarrollo de este tipo de patologías son el sedentarismo, al consumo abusivo de alcohol, el estrés y otros factores psicosociales. Así como los antecedentes familiares, y en el caso de las mujeres los anticonceptivos orales.
El abordaje de las enfermedades cardiovasculares

Cómo abordar las enfermedades cardiovasculares

Una vez que la enfermedad cardiovascular ha sido diagnosticada, el médico establecerá un tratamiento. Por lo general, este implicará varias cuestiones. La primera tiene que ver con un establecimiento de cambios en el estilo de vida. Estos pueden ir desde dejar de fumar, cambiar la dieta por una con un bajo contenido en grasas y sodio, limitar el consumo del alcohol. Y hacer ejercicio moderado al menos media hora diaria.

Además, es probable que el enfermo tenga que tomar algún tipo de medicamentos en función del tipo de enfermedad cardiaca. En algunos casos, es incluso posible que el médico recomiende algún tipo de intervención quirúrgica. Entre las labores de asistencia sanitaria a domicilio que hacemos en Servisalud, están el control de la medicación y también con la elaboración de menús especiales, además del acompañamiento en las salidas diarias.

Desde Servisalud os recordamos que siempre se está a tiempo de realizar un cambio de estilo de vida buscando que sea más saludable. Dejar de fumar, llevar una dieta variada y hacer algo de ejercicio, son pasos que pueden ser una gran ayuda a la hora de prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Nuestros profesionales de asistencia hospitalaria a domicilio consideran que es muy importante ofrecer una atención profesional basada en la promoción de la autonomía personal y en la prevención de situaciones de riesgo.

¿Cuándo se recomienda la hospitalización a domicilio?

¿Cuándo se recomienda la hospitalización a domicilio?

La hospitalización domiciliaria es una alternativa al ingreso en los hospitales que está viviendo un crecimiento exponencial. La pandemia del Covid- 19 ha supuesto un incremento de esta modalidad que ya llevaba varios años funcionando y experimentando un ligero crecimiento. Se parte de la idea que muchas veces un hospital no es el mejor espacio para atender a los pacientes.

Especialmente en los pacientes de edades avanzadas, una hospitalización convencional puede acarrear una serie de riesgos que implicarían un empeoramiento de su salud y calidad de vida. Por ejemplo, un deterioro funcional, la contracción de algún tipo de infección dentro del propio hospital o síndromes de depresión.

Requisitos para la hospitalización domiciliaria

En los casos en los que se considera viable, la hospitalización domiciliaria es segura y eficaz y además ahorra costes al sistema sanitario. En España el primer hospital en implantar la hospitalización domiciliaria fue el Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid. Una opción que fueron adoptando posteriormente hospitales del resto del país.

Este tipo de hospitalización implica que los enfermos pueden seguir el tratamiento desde su propio hogar. Allí reciben la visita del equipo médico que les sigue y les proporciona la atención que necesiten. En el caso de que surja algún tipo de emergencia se cuenta con una unidad de Urgencias Extrahospitalarias.

Son varios los requisitos que se deben cumplir para poder acogerse a la hospitalización domiciliaria, a saber:

  • Tener un estado clínico estable.
  • Que no exista el riesgo de que aparezca algún tipo de complicación.
  • Elegir esta opción de hospitalización de manera voluntaria.
  • Necesitar una atención limitada en el tiempo.
  • Que el paciente resida en el área de cobertura delimitada por el propio hospital.
  • Disponer de una vivienda con las adecuadas condiciones y adaptada a las necesidades del paciente.
  • Contar con un familiar que pueda encargarse de los cuidados que requiere el paciente las 24 horas del día.
  • Disponer de un teléfono de contacto.

Son muchas las patologías que se pueden tratar a través de esta modalidad, desde los cuidados postquirúrgicos a enfermedades oncológicas o el seguimiento de patologías agudas por poner algunos ejemplos.

¿Cuándo se recomienda la hospitalización a domicilio?

Ventajas y desventajas de la hospitalización a domicilio

Entre las ventajas que se pueden valorar de la hospitalización domiciliaria, la primera sería la comodidad que supone para el propio paciente que puede permanecer en su casa y disfrutar de un mayor grado de intimidad. Esto es una ayuda especialmente para las personas mayores que se sienten mucho más seguras en su propio entorno.

Por otro lado, es menor el riesgo de contraer una infección. La saturación de los hospitales se reduce, dejando el espacio para aquellos enfermos que requieren una hospitalización tradicional. Además, la hospitalización domiciliaria es más económica. Se han hecho estudios estadísticos que han destacado como en estos casos la curación es más rápida.

Por supuesto, también existen inconvenientes, como la necesidad de una mayor implicación por parte de la familia y de contar con un cuidador principal que sea responsable del paciente durante las 24 horas

 Es en este espacio donde desde Servisalud os ofrecemos nuestros servicios de Acompañamiento, Asistencia Hospitalaria y de Ayuda a Domicilio. Los enfocamos en aportar todos los apoyos sociosanitarios que cualquier persona pueda necesitar con carácter puntual o de forma continuada, pudiendo contar incluso con los servicios de una enfermera a domicilio. Se trata de que los enfermos puedan seguir haciendo su vida diaria dentro de su hogar sin sentirse solos y que la familia pueda estar tranquila incluso en los momentos en los que no puede estar presente.

El aumento de las enfermedades crónicas y de las patologías múltiples por el aumento de la esperanza de vida hace que la hospitalización domiciliaria sea una opción cada vez más valorada.

El papel de los psicólogos en las residencias y centros de día

El papel de los psicólogos en las residencias y centros de día

En el marco de nuestra labor del cuidado de ancianos en Madrid podemos hablar de la importancia del trabajo que desempeñan los psicólogos tanto en las residencias como en los centros de día.

Los psicólogos trabajan en mejorar la calidad de vida de las personas mayores

El proceso de envejecimiento es una de las áreas donde la psicología como ciencia puede adoptar diferentes funciones. La psicología puede proporcionar herramientas imprescindibles para aumentar la calidad de vida de los ancianos. Así como ayudar a comprender el proceso de cambio que esta etapa vital supone y plantear modelos y políticas de atención adecuadas para las personas mayores.

Hasta hace relativamente poco tiempo, los problemas relacionados con la vejez se abordaban desde el punto de vista médico, es decir, el foco se ponía en las enfermedades asociadas al proceso de envejecimiento y en su prevención. Sin embargo, no se debe perder de vista que la vejez no es una enfermedad, sino una etapa más de nuestro ciclo vital. En este sentido, la psicología nos puede proporcionar algunas claves de cómo debemos afrontar este proceso.

Una de las especialidades de la psicología es la gerontopsicología. Esta se centra en el proceso de envejecimiento y en los cambios tanto psicológicos como sociales que provoca. Su objetivo es conseguir aumentar y, sobre todo, mejorar la calidad de vida de las personas mayores. Si los conocimientos teóricos se consideran imprescindibles, también lo es la empatía. Esta se entiende como la capacidad del profesional de la psicología para comprender las necesidades de sus pacientes. La búsqueda de un envejecimiento activo debe estar siempre en el punto de vista del profesional.

El papel de los psicólogos en las residencias y centros de día

Las funciones del psicólogo dentro de una residencia de ancianos

Así, dentro de una residencia o de centro de día dedicado al cuidado de ancianos en Madrid, la labor del psicólogo se centrará en una serie de puntos como pueden ser:

  • Crear grupos de apoyo. Los grupos de apoyo suelen estar constituidos por personas “iguales” que tienen una serie de necesidades o problemáticas comunes y pueden ayudarse entre sí mutuamente. Son especialmente importantes para prevenir síntomas depresivos. Cada grupo y centro tendrá unas necesidades particulares que implicarán el desarrollo de diferentes estrategias.
  • Acompañar emocionalmente y proporcionar estrategias para afrontar los retos. Cada persona mayor tendrá unas necesidades especiales en las que puede necesitar un acompañamiento emocional. Bien se trate de un proceso de duelo, de potenciar la autonomía o de trabajar en el control de las emociones, por poner algunos ejemplos, la labor del psicólogo es fundamental.
  • Ayudar a prevenir y a tratar síntomas como la depresión. La vejez es una etapa donde las personas somos más vulnerables. En este sentido, muchas personas sufren una pérdida de autoestima que puede derivar en depresiones que el psicólogo puede tratar de minimizar.
  • Ayudar a entender el proceso de la vejez a las familias y la sociedad. Hacer comprender que la vejez no es un problema en sí mismo, y que no se debe fomentar un estado pasivo sino tratar de que la persona anciana siga siendo autónoma el mayor tiempo posible, es una de las funciones del psicólogo. En este sentido, es importante reseñar que la ONU en su resolución 46/91 del 16 de diciembre de 1991, estableció una serie de principios en favor de las personas de edad avanzada: independencia, participación, cuidados, autorrealización y dignidad.
  • Gestionar el miedo a la muerte. La vejez es generalmente la etapa final de la vida, algo que puede ser causa de sufrimiento para muchas personas que no están preparadas para afrontar este proceso. El psicólogo puede proporcionar una serie de herramientas que ayuden a gestionar mejor el momento.

Los profesionales de Servisalud estamos especializados en el cuidado de personas mayores en Madrid. La calidad humana es la esencia de nuestros servicios de cuidado y acompañamiento. 

Relación entre nutrición y lesiones cutáneas

Relación entre nutrición y lesiones cutáneas

En nuestra labor de asistencia sanitaria en Madrid a domicilio en Servisalud hemos apreciado que las lesiones cutáneas se presentan de manera frecuente en los pacientes mayores. Estas suelen causar un importante impacto en su calidad de vida y también suponen un importante coste sanitario. La relación entre procesos de desnutrición y las lesiones cutáneas es un aspecto cada vez más estudiado.

La desnutrición ralentiza los procesos de cicatrización

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano. Una de sus funciones más importantes tiene que ver con el sistema inmune ya que la piel ejerce como barrera protectora frente a los virus, bacterias y demás agentes nocivos del exterior. La piel está constituida por tres capas distintas: la epidermis que es la más externa, está formada por queratinocitos, la dermis está formada por fibroblastos, es un tejido de tipo conectivo. Por último, el tejido subcutáneo está formado por una capa de grasa.

La desnutrición se define como un estado que deriva de la pérdida de ingesta de absorción de nutrientes. Esta incide de manera negativa tanto en la función física como en la mental y puede ser causa del empeoramiento de los pronósticos clínicos durante la enfermedad. La desnutrición puede asociarse a otros tipos de enfermedades como la inflamación aguda o crónica, la disfagia, el Parkinson, etc.

Pero en ocasiones también puede derivar de otro tipo de factores no relacionados directamente con la enfermedad como las situaciones socioeconómicas o psicológicas desfavorables. Debemos tener en cuenta que la desnutrición no se asocia solo a la cantidad sino también a la calidad de los alimentos que se consumen. En este sentido, como vemos muchas veces en nuestras labores de asistencia sanitaria a domicilio, muchos de nuestros mayores que sufren obesidad, pueden estar también desnutridos.

La desnutrición se asocia con una ralentización de los procesos de cicatrización. Además, puede ser causa de una acentuación de los cambios cutáneos que tienes relación con el proceso de envejecimiento, es decir la fragilidad cutánea.  Esta se produce por un adelgazamiento tanto de la dermis como de la epidermis (atrofia cutánea), por la  púrpura senil (rotura vascular por fragilidad dela pared), y también por la pérdida y degeneración de colágeno y fibras elásticas.

Es importante realizar una valoración nutricional en caso de  lesiones cutáneas

Y es que, los estudios elaborados a los largo de las últimas décadas, dejan clara la relación entre la nutrición y los procesos de cicatrización. Algunas deficiencias nutricionales pueden ser causa de un retraso en el proceso de cicatrización. Esto es debido a que esas carencias inciden en un alargamiento del proceso inflamatorio y en un decrecimiento de la producción de fibroblastos y de la formación de colágeno. Entender bien la importancia de la función tanto de los macronutrientes como de los micronutrientes se vuelve fundamental.

Hay estudios que se han centrado en estudiar las úlceras que se producen en las piernas. En general, han llegado a la conclusión de que suelen asociarse a  la presencia de niveles séricos bajos de vitaminas A, E, beta carotenos y zinc. Las úlceras venosas se asocian también a bajos niveles de consumo de carbohidratos, proteínas, zinc, hierro y Vitaminas A y C.

Además de considerar que los pacientes tienen una alimentación equilibrada con presencia de calorías provenientes de hidratos de carbono, grasas, proteínas y vitaminas A y C, también se debe valorar las posibles deficiencias de  aminoácidos como la arginina y  glutamina y  del mineral zinc.

En cualquier caso, en presencia de heridas es aconsejable la realización de una valoración nutricional. Esta permitirá tomar medidas adecuadas. En ocasiones puede ser recomendable la administración de suplementos que ayuden a paliar esos estados carenciales. Nuestro personal de nuestros servicios sanitaria a domicilio está especializado en el tratamiento de grandes escaras y úlceras cutáneas.